Tarde  de martes

Había planeado muchas  tardes

dulces  tardes  sin nudos.

Hubiésemos rodado montaña abajo

como dos niños descaradamente inocentes.

 

Mirando por la ventana

Debería resolver el rato

buscar viejos poemas

ordenar la vida

urgar en el pasado.

Pero me quedo aquí sentada,

café y cigarro en la mano

espiando a la tarde

esperando a las moscas.

 

Tarde de octubre

Hoy me apetece soñar

desde un paquete de pipas…

 ARMS

This night i am driving back home

Red and yellow and blue lights are taking me home

But I will be quiet just when I,

I could see those trees around me

 

 Those trees are shadows in the night

Breathing the same air as I

These arms are trembling in the wind

Taking care of not to hurt those birds

I feel I am the same

 

And,

In this summer night

Red and yellow and blue lights are taking me home

But I just will be happy when I,

I could see those trees around me

 

 Then I think everything in my mind take hurt

My thoughts rock with the wind and I want to laugh

I wish I could make love to you in that place

I wish I could leave you without creating pain

 

But this night was built in the last summer

I am like those trees, I have not changed a lot

You tried to give me winds but,

trees are trees or not?

 

I met another birds, big pupils like phosphorescent owls

I met a lot of nights, stupid full moon crazy nights

I met some black holes and I did not care

I met everything but not the night we met.

 

Mañana de sábado

Hay manchas de sangre en mi almohada,

hoy he soñado demasiado.

El espejo da rodeos

antes de hacer su trabajo.

Me esfuerzo en mirarle a la cara

y creo que puedo ver algo.

Primero un cuerpo.

Después dos brazos

La piel ajada y poblada de sombras

El cabello revuelto y asustado

Cuatro manos que se buscan y se tocan

La mirada vidriosa y en pasado

Dos ojos de buho por mis ojos

abiertos que interrogan y que luchan

Las pupilas dilatadas que vigilan

mi principio y mi fin en el espejo

Me miro por dentro.

Sigo aquí.

Respiro acompasado en tiempos cortos.

Por hoy ya basta.

 

La Siesta

 

Tengo el teléfono móvil a mi lado,

tengo el teléfono móvil a mi lado

por si alguien llama,

alguién que no seas tú.

 

En tan sólo un instante

mis dedos lo atraparían,

y al cogerlo y tenerlo entre mis manos,

tu imagen vendría a mi mente

lo que se tarda en pulsar el botón de aceptar la llamada.

 

Pero entonces, no oiría el sonido de tu voz,

Sería el de Marta, o el de Carmen, o el de Eugenia,

Serían sonidos cercanos, amables, voces mías

las acariciaría suavemente con terciopelo de risas.

Besos acentuando las mismas frases de siempre

 

Y pensando que tal vez, toda esa gente que te dice:

“disfruta cada momento como si fuera el último”

consumiendo alegría como si de un producto se tratase,

no sepan que quizás, el secreto de crear monotonía,

consiste en no dejar que la belleza se marchite.

 

Una tarea mucho más difícil que usarla y luego tirarla.

La alegría, digo.

 

Mientras quedamos para tomar algo

En los mismos lugares de siempre;

desde mi ventana, el sol vuelve a recordarme que te olvide.

 

No es tu voz la que me dice hasta las ocho.

Ni tampoco; tus ojos se cierran al mismo tiempo que los mìos.

 

Según que verano

 

¿Volver a arrastrarte

de bar en bar

dibujando con el humo

un hilo de cometa?

 

Ya no sé

si el mundo o esta noche

volverán a girar a mi favor

 

Ya no quedan más relojes,

más cohetes ni más duelos

dentro de mi cabeza.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: